Los números romanos ¿son útiles?

Me lo dijeron el pasado domingo 21 de Agosto, mes en curso, durante una visita guiada a la ciudad romana de Los Bañales https://www.facebook.com/LosBanales/

“Este curso ya no se estudiarán los número romanos en Matemáticas”, me dijo una profesora de la materia que nos visitaba.

Para compensar, al despedir a los visitantes se hizo una sugerencia: Leed Historia, Historia Antigua, No sólo a los romanos, no. Historia Antigua. Ayuda a comprender mejor nuestro momento y darnos cuenta de la ignorancia que se cierne sobre la sociedad.

Acabo de confirmar ése avance informativo de una profesional de la enseñanza.

La conversación que siguió no es para contarla aquí, aunque no encerraba mentira ni malas querencias. Simplemente se analizaban las consecuencias que puede conllevar una ley tan ideologizada – ¿se dirá así?- tan permisiva que infravalora la importancia del conocimiento en favor ¿de qué?

Paralelamente otra visitante me comentaba el flaco favor que le había hecho su profesor al suspenderle una asignatura mientras reconocía que “podía haberle aprobado, pero que lo hizo para motivarle, para estimularle, pues era capaz de dar mas”. La muchacha pasó de curso, pero el problema apareció cuando deseando seguir una carrera, su baja media la derivó a la Formación Profesional, estudios que – hago memoria de experiencia personal – desde hace sesenta y dos años (62) vengo oyendo que son “… para los que no pueden estudiar otra cosa”, comentario que servía de tabla de salvación, y justificación ¿por qué no?, cuando la familia tenía que hablar de estudios de los hijos.

Se suprimen los dictados, leo. Pronto se suprimirá el leer. Bastará con conectarse a una Web, “alecionandote.com” , para ser persona válida para la sociedad.

Mientras leía que son más perros que niños lo que hay en España, que los ancianos donde mejor están es en una residencia donde la rutina los consume más que el paso de los años y, en llegando aquí, me viene a la memoria una obra de teatro leído que la Radio Nacional emitía todas las semanas en horario nocturno. Resumo la obrita. No recuerdo su título.

“Aquella familia la componía un matrimonio con un hijo – hace sesenta años ya se estilaba un hijo como ideal de familia y responsabilidad paternal – completándola el abuelo paterno, hombre entrado en años y con bastantes carencias propias del tiempo vivido.

Era normal por parte del padre reprochar públicamente las carencias del anciano, su padre, lo que incrementaba el nerviosismo de aquél traduciéndose en torpeza a la hora de manejar los utensilios de comer, llegando un día, incluso, a romper por un mal movimiento, el plato donde comía.

El padre decretó que a partir de ése momento el anciano comería aparte, fuera de la mesa familiar, y en una escudilla de madera, con cubertería de madera.

Un día al regresar del trabajo el padre de familia observó que su hijo, con mucha voluntad pero corto de habilidad por su edad, manipulaba un trozo de madera con una navaja intentando darle forma cóncava como si de un kaiku se tratara. Viéndolo tan afanado en el trabajo, el padre preguntó a su hijo:

– ¿Qué estás haciendo con ésa madera?

– Una escudilla para cuando tú te hagas mayor.

Otras obritas de teatro leído forjaron mi criterio en la adolescencia, y puedo asegurar que me enseñaron. En otro momento las contaré porque de momento tengo que centrarme en ver como oriento mi próxima presentación en la Ciudad romana de Los Bañales, del mundo romano y su inicio en la Historia.

Creo que puede ser algo así: Corría el siglo “Uve, palico, palico, palico antes NE (nuestra Era. Está prohibido decir Cristo, su padre era artesano de la madera y no tenía estudios, de hecho se está investigando con qué beca estudió el niño para que a los doce años diera lecciones a los doctores de la ley en el Templo.

Querido Elio Galo, igual ya ha visto un periódico de tirada nacional en el que el periodista explicaba que “… los hechos sucedieron en el siglo 19”, y se quedó tan pancho. Obviamente éste profesional es un adelantado a la Ley Celaá.

Claro que ¿no fue el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez quien sugirió que se acabara con la ortografía pues parece carecer de importancia a la hora de expresarse? https://www.youtube.com/watch?v=TLkheKuKjD8 . Y hay quien le da respuesta https://elpais.com/diario/1997/04/21/cultura/861573617_850215.html

¡Qué más habremos de ver, amigo Sancho!

Deja una respuesta