Ainsa, Hipócrates y el vermut

Plaza Mayor de Ainsa, Sobrarbe

El mes pasado, Abril de 2022, visitaba la localidad de Ainsa, https://villadeainsa.com/, Comarca del Sobrarbe – “sobre el árbol, significa, siendo el árbol el que ocupa el primer cuartel del escudo de Aragón – y mi amiga y yo nos detuvimos ante un cartel que, en medio de la calle, anunciaba mermeladas, cremas de verduras y vermut caseros. Era tentador. Y seguimos la flecha. Llegados al punto, otro cartelito menor indicaba “Si le interesa algún producto TOQUE EL TIMBRE”

Y tocamos

Al poco salió el dueño de la vivienda quien nos ensalzó sus productos, muy naturales, dijo, “no como lo que venden por ahí“, haciendo gala de buenas artes comerciales.

Mi amiga se decantó por cremas y mermeladas. Yo, quizá movido por el frío día o simplemente por darme el gustazo, elegí el vermut.

-No sabe lo que se lleva, me dijo aquél hombre

-Si, le contesté. Vermut casero.

-No es un vermut normal. Está hecho según la receta de Hipócrates https://es.wikipedia.org/wiki/Hip%C3%B3crates

Hipócrates

-¡No me diga! ¿Hipócrates?, maticé con cierta incredulidad

Y se reafirmó. Pagamos la compra y marchamos. Yo con mi vermut y con el gusanillo de como hacía Hipócrates el vermut.

Buscando información al respecto he dado con un artículo de La Nación, periódico argentino https://www.lanacion.com.ar/, donde Carlos Manzoni nos relata origen, variedades y otras curiosidades del vermut… y la receta de Hipócrates.

Allá por el 460 a.C., a Hipócrates se le ocurrió macerar vino con ajenjo https://es.wikipedia.org/wiki/Artemisia_absinthium y díctamo https://es.wikipedia.org/wiki/Dictamnus_albus ambas presentes en zonas cálidas como Asia Menor – ¿Qué sabrá mi amigo Elio Galo de éstas plantas?, él era botánico – obteniendo una bebida potente a la vez que aromática y saborizada, nos sigue diciendo Carlos Manzoni en su artículo y la llamó “hipocrás

Artemisa

Lo que sucede a partir de ése momento es que debía ser tan tentador y provocativo el licor que Roma lo adopta como bebida digestiva y los alemanes lo renombran como vermut que en alemán, al parecer, significa ajenjo, imprescindible en la absenta https://es.wikipedia.org/wiki/Absenta. Francia se apuntó a caballo ganador y durante el siglo XVIII, el vermut fue bebida obligada en las Cortes.

Dictamo

Hasta aquí Roma parece que no tiene nada que decir, pero siendo que fueron ellos, los romanos antiguos, quienes llevaron la bebida a la Roma Republicana, dado lo popular del término, mantuvo el nombre y, tal vez, los emigrantes italianos a Argentina hicieron que se fabricara en ése país y se popularizara su consumo y fabricación. ¿La excusa? Era irremplazable para abrir el apetito.

Aperitivo clásico

El siglo XIX sería decisivo para extender su comercialización, prácticamente, a todo el mundo, bajo la denominación de varias marcas que por populares no cito.

No hay más que viajar para trasladarse en el tiempo. En éste caso en Ainsa, pared con pared con la Iglesia Parroquial, podéis encontrar el hipocrás de Hipócrates o, directamente buen vermut, bebida que después de veinticinco siglos, sigue estando presente como aperitivo, acompañado con una típica tapa o simplemente con una aceituna

Os invitaría a un vermut, pero se acabó la botella y hasta mi próximo viaje no hay más ¡Buen provecho!

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Teresa

    Qué ganas me han entrado de parar en Aínsa, la próxima vez que pase por allí. Esta historia no la conocía. ¡¡Gracias!!

  2. Enrique

    Estuve en Aínsa por última vez hace unos dos meses. Qué lástima no haber coincidido y haber podido tomar un vermut con Joaquín y Elio el Galo.

Deja una respuesta